FANTASMAS EN UN ANTIGUO CINE DE VERANO. Umbras Vetus Aestas.

Fue a través de un comentario que me hizo cierto señor, ya de avanzada edad, en la Ciudad de Málaga capital. La que me puso sobre la pista de un acontecimiento inverosímil, casi rozando lo jocoso, de posibles fenómenos polstergeist en un espacio público. Este buen hombre me contaba cómo había vivido muchos años en Antequera y comentaba como en un antiguo cine de verano de los años 20 ubicado, según él, en una calle que no pudo recordar de la localidad, acontecían hechos extraños en medio de la reproducción de la película que se exhibiera en cuestión. Recuerdo sus palabras textuales:
– “Cuando a los fantasmas les daba por aparecer… allí nadie podía ver la película”-.
Durante el visionado del film  las luces se apagaban y se volvían a encender sin intervención plausible. Muchas veces sombras oscuras se superponían a las imágenes como sombras chinescas  cruzando por el ámbito de la pantalla y las sillas a modos de butacas se caían solas. Ante el pavor y la molestia del público que tenía que abandonar la sesión.
He de decir que más allá de la anécdota que me pareció muy curiosa y graciosa  cuando menos. Decidí indagar un poco más sobre este asunto y ponerme un poco al día de los cines de verano antiguos y si alguien conocía de este Hecho tan peculiar.
A través del grupo de Facebook “Cosas Antequeranas que se han perdido a lo largo del tiempo”, puse en debate tal afirmación y nadie recordaba la existencia de este cine ni había nada al respecto que pudiera corroborar la existencia del susodicho local por no hablar de la aparición de los supuestos Fantasmas. Aunque sí que se expusieron bastantes cines que en verdad existieron y los que posiblemente fueran los señalados hipotéticamente por aquella historia.
No me deja de sorprender  tal relato y me hubiera encantado tal romántico que soy que alguien más hubiera afirmado tales apariciones. A título personal  y en mi opinión creo que aquel vejete se refiriese a dos posibles cines.
Uno ubicado en los antiguos jardines del actual museo de la ciudad, en la plaza del coso viejo. Cuyo nombre era el Salón Olympia que contaba con un aforo para casi 5362 localidades y que estuvo funcionando hasta mediados de los años 20.
Y el segundo – a mi parecer el más propicio para albergar una crónica insólita – , el  cine próximo montado en la plaza de San Sebastián denominado Pascualini de carácter itinerante. Cuyo propietario era  D. Emilio Pascual,  que tuvo sus comienzos en el año 1900 y que podía trasladarse de un sitio a otro. Contaba con un aforo de 260 butacas y 336 localidades en general. Según las crónicas fue destruido por una bomba cuyo objetivo principal era atentar contra el banco de España que estaba justamente al  lado de este en Málaga ciudad.

cines-de-verano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s