EL FANTASMA DEL BARRIO DE SAN MIGUEL. ANTEQUERA . Spiritus Angiportum.

pantaruja_0_0

Contaban los mayores que en plena época de posguerra civil, en los albores de la década de los 40, un extraño personaje ataviado con una sábana blanca, encapuchado, y que arrastraba pesadas cadenas, se hacía aparecer por las inmediaciones de la calle de San Miguel en Antequera. Concretamente los callejones de la calle de la estrella y el callejón que une a San Miguel  con calle Vadillo. Cuentan que siempre pernoctaba haciendo una peculiar ronda por estos lares con distintos fines según varios testigos. Los hay que afirman que lo hacía para pedir limosna para la caridad por las almas errantes o ánimas  y otros inclusive para asaltar viandantes y robarles dado el caso bajo el pavor que les transmitía.
El caso es que tal “espectro” pertrechado al más estilo arquetípico  fantasmal, deambulaba por las noches haciendo sonar las cadenas por los portales y sosteniendo en la oscuridad un candelabro o lámpara que le servía de guía luminaria, causando bastante inquietud en los vecinos y posibles viandantes. Se contaba que cuando se sabía de su presencia nadie salía a la calle y el público en general evitaba pasear por las calles a tales horas.

16508252_10211538461114299_3587103226385933263_n

Iglesia de San Miguel en la antiguedad. Procedente del libro” Antequera ,Memorias de una Epoca” . Autores : Antonio Parejo y Jesus Romero. Cortesia del grupo ” Cosas Antequeranas que se han perdido con el paso del Tiempo”

Es muy probable que fuera  precisamente lo que perseguía el afán por asustar al vecindario y público o caminantes de aquel  Fantasma .Disuadir del paso de una zona digamos “caliente” en lo que se refiere a posibles relaciones sexuales ocultos a la sociedad, ya sean de amantes prohibidos o infidelidad de personajes de cierta popularidad. Evitando  las miradas curiosas y murmullos o fisgones. También es  presumible que existiese algún prostíbulo o lupanar en la zona, “casa de encuentros”, “mancebías” o también vulgarmente denominadas “casas de Trato”, que no eran “oficiales” por denominarlo de alguna manera y que se ocultaban en el anonimato y la privacidad. Nadie se atrevería a espiar a posibles clientes en su entrada y salida del susodicho  prostíbulo con un “asombro” o “espanto” merodeando  en la zona.

16728998_1718287701815619_8705196925941979113_n

plazuela de San Bartolome .

En el Valle de Abdalajis  también pude conocer una historia parecida aunque en ella ya hubiera inmiscuidos más de un “fantasma” que aterraba a los vecinos desde un monte para alejarlos de una zona rupestre donde practicar sexo entre los jóvenes del pueblo fuera de miradas indiscretas. Aunque el fantasma o “pantacma” fuera reprendido por las autoridades del  ayuntamiento a través de un alguacil nocturno llamado Paco Real, que con garrote en mano disuadió toda “alma errante” que se apareciere.
COMENTARIOS DE LOS LECTORES:

MameMarín

El callejón al que te refieres que frecuentaba el fantasma de San Miguel se llama Callejón del valle, la verdad que en 27 años todavía no lo he localizado por aquí, pero me ha encantado el relato.

 

Fuente para mas información.

http://malagaysushistorias.blogspot.com.es/2012/02/historis-cronicas-y-leyendas-malaguenas.html
Estos personajes están arraigados en el folclore popular de nuestros mayores y en la historia de aquellos tiempos donde la mentalidad temerosa de toda índole sobrenatural era utilizada para medrar en el valor de las gentes o quizás darle nombre a lo inexplicable. De ahí  surgen términos de nuestros abuelos como “asombros”, “espantos”, “pantarujas” o

“pantallas”.

goyaboogeyman

Grabados de Goya .

ANTIGUOS POZOS, TÚNELES Y PASADIZOS OCULTOS.

“… en la dicha çibdad ay algunas casas que tienen balcones e salidas sobre las calles publicas a cuya cabsa las fasen oscuras e paresçen mal para el ornato e bien publico desa dicha cibdad. Por ende… derribasedes los dichos balcones e salidas que salen sobre las dichas calles, e mandase qe se puedan tomar a justo preçio algunas casas pequennas… para ensanchar… desta manera la dicha çibdad será mas noblecida… que agora ende aquí adelante… non edifiquen en las calles publicas…pasadizos ni saledizos, corredores ni balcones, ni otros edificios algunos que salgan a la dicha calle fuera de la pared en que estuviese el tal edificio… por manera que las dichas calles principales queden esentas… de ningun pasadizo ni saledizo y esten alegres y limpias e claras e puedan entrar y entren por ellas el sol e claridad…”

(Doña Juana, reina, en Segovia a 27 de noviembre de 1515)

(Tomado de Francisco Alijo Hidalgo)

(Cortesía de Juan Campos  Grupo de Facebook “ Cosas Antequeranas que se han perdido con el paso del tiempo”)
Así se instaba al cabildo civil de la ciudad de Antequera a no utilizar ni construir pasadizos para la salida hacia los arrabales y adecentar el viejo recinto amurallado con motivo de ennoblecer la ciudad y darle amplitud. No me cabe la menor duda que al ser Antequera ciudad protegida por la alcazaba no existiesen vías de escape o subterfugios ocultos utilizados por las huestes militares en la misma. Así como también podríamos encontrarnos  antiguos pasadizos entre edificios eclesiales o religiosos. Todos ellos ya destruidos o desparecidos en su mayoría.
Cierta vez expuse en el grupo de Facebook <<“Cosas Antequeranas que se han perdido con el paso del tiempo” >> tal tema y era muy curioso cómo la gente opinaba sobre los “pasadizos ocultos de la ciudad “según leyendas infundadas o no.
Pasemos a conocer según las creencias populares algunos de ellos:
Debo aclarar que tales afirmaciones pudieran no ser exactas o simplemente tratarse de una leyenda sin fundamento ni rigor histórico o veracidad.

13659011_1190996420952277_8549429728860568170_n

Pasadizo tunel en las inmediaciones de la zona del Henchidero de Antequera.

Los pasadizos de la alcazaba.

532310_508286365875818_955007223_n

El pasadizo que comunicaba la alcazaba con la zona conocida como” Fuente de la Mora”. Donde se dice que por las noches una mujer árabe se aparecía cuan espectro  para recoger agua de alguna fuente aledaña.

Un túnel encontrado gracias a unas reformas en una vivienda de la calle cuesta infante y que supuestamente llevaba a las murallas del castillo obviamente fue tapado inmediatamente por el dueño. Se dice que se encontraron restos de diversa índole.

923378_508285482542573_2045174317_n
Se tiene constancia el menos por la tradición oral de las gentes que viven desde mucho de aquella zona de túneles ocultos comunicantes entre la alcazaba y barrio de San Juan, Cuevas de Jesús y Barrio del Carmen.
Los pasadizos de conventos e iglesias

Alguna fuente comento que existían pasadizos descubiertos tras las obras de calle el plato (esquina taza y porterías) una vez que se hundió el terreno salió a la luz un embovedado que comunicaba la iglesia de la trinidad hasta la iglesia de san Isidro actualmente desaparecida y que se encontraba en la esquina de la calle taza con vega.

El pasadizo del palacio de los marqueses de la peña hasta el convento de la victoria.


 Una leyenda urbana que se comentaba entre los antiguos alumnos del colegio de los Carmelitas y que desataba la imaginación de los jóvenes al creer que pudieran haber sido utilizados por los religiosos.

tb603

Antigua Capilla de la Humildad del Convento de la Victoria.

Un pasadizo que atravesaba la ya desaparecida capilla de la humildad, que fue construida por orden de los marqueses de la peña que fueron los que sufragaron parte de las obras del convento de la victoria, así que como privilegiados, tenían una tribuna propia para asistir a las misas celebradas en el convento sin necesidad de salir a la calle.

El arroyón de Plaza de san Sebastián

En principio un curso de agua natural que tras la expansión de la ciudad tuvo que ser encauzado al recibir aguas fecales. Así que se construyó un embovedado también denominado “Madre Vieja” entre los siglos XVII y XVIII, la antigua cloaca que desemboca en la calle fresca. Esta canalización partía desde calle nueva, atravesaba la plaza de san Sebastián, calle Encarnación y callejón Urbina. En la calle talavera existía todavía un sumidero en la pared perteneciente a la red. Sobre esta red se construyó parte del convento de la Encarnación y otras construcciones. No se tiene constancia de que existieran edificaciones romanas situadas encima de este a no ser que fueran casas agrícolas. Se dice que lo único romano del embovedado eran los sillares extraídos de la ciudad de Singilia Barba.

Los pozos del Pinar de Hacho

He podido constatar que son cuatro los pozos u oquedades en la zona sur del parque periurbano .Cuatro pozos excavados en la roca con la misión de almacenar agua posiblemente, pero que muy poco se conoce de ellos. Conviene resaltar la existencia de yacimientos arqueológicos como el Arquillo del porquero un acueducto del siglo XVI que conducía agua desde el arroyo de la Magdalena y La Torre Vigía del Hacho del siglo XIII declarada bien de interés cultural en las inmediaciones.

tbzcx69

Arquillo de los Porqueros.

El arquillo de los porqueros conserva antiguas inscripciones realizadas por nuestros ancestros y que demuestran la predilección del hombre antiguo por esta zona desde la edad de bronce donde tribus nómadas atravesaban estos parajes y posteriormente se asentaban en él. La torre vigía cubría el flanco sudeste de la alcazaba con marcado carácter defensivo de la ciudad.


Los chavales en los años 80 nos dedicábamos a bajar a ellos ayudados con cuerdas o aprovechando algunas oquedades que  conformaban una especie de escalera bastante sinuosa no sin antes aguantar algunas veces el olor nauseabundo de algún cadáver de animal en descomposición arrojado al mismo o también encontrarnos con restos de piezas de ciclomotores.

Pinar del Hacho
Mi agradecimiento a:

Marina Espejo, Jorge PT, Juan Félix Luque, José Ángel Díaz Calle, Paco Mármol, Dolores Muñoz, Frank Tejada.

AQUELLA SESIÓN DE OUIJA . Loquentes cum Spiritibus.

 

 

En la década de los 80 se pusieron de moda ciertos rituales caseros (Verónica, las tijeras y el libro) y ciertas prácticas espiritistas como la archiconocida Ouija que tuvieron gran auge entre jóvenes de la época para invocar o contactar mediante supuestos juegos con el mundo sobrenatural . Con el único propósito de pasar un rato “divertido”, y no siendo conscientes de una posible repercusión posterior.
Yo no fui una excepción, así que si me lo permiten ustedes, les contare mi experiencia personal con estos menesteres, la única que he tenido con la Ouija hasta el momento. Es una licencia para narrar una reseña dentro de este Blog  a modo de paréntesis. Luego cada cual juzgue como quiera, como siempre…

Serían las 12 del mediodía aproximadamente en una mañana de verano. Todos los amigos y niños de mi calle  disfrutábamos de vacaciones estivales  y teníamos todo el tiempo habido y por haber. Nuestras edades comprendían entre los 10 a 16 años aproximadamente formando siempre un grupo numeroso para cualquier actividad o juego. No sé por qué pero aquella mañana al “jefe del grupo” se le ocurrió hacer lo que en aquella fecha denominábamos  a secas “ espiritismo” , que en definitiva no era ni más ni menos que hacer una sesión de Ouija con materiales improvisados siguiendo un ritual aprendido en un campamento de verano . Es más que probable que quisiéramos o quisiera poner a prueba nuestro valor, así que nadie rechazo la oferta bajo pena de quedar como un “gallina” o cosa peor, y es que en aquellas edades tenía uno que defender su valentía a toda costa. Así que nos dispusimos a contactar con el mundo de los espíritus como aquel que se entretiene en  poner  y ver la televisión.
Nos encerramos cinco mozuelos dentro de una habitación la cual dejamos totalmente a oscuras cerrando puerta y ventanas, tan solo era iluminada por una vela blanca que para más detalle procedía de algún resto de cirio procesional. Los cinco nos acercamos en torno a una mesa redonda donde además de la vela dispusimos un vaso de cristal bocabajo que serviría de “planchette “.Como no teníamos tablero ,pero éramos muy recurrentes, dispusimos en todo el contorno de la mesa redonda las letras del abecedario y los números del  0 al 9 , y como no el clásico SI  NO,  todos ellos escritos en papel , así que lo único que faltaba era tragar saliva y hacer de tripas corazón  poniendo suavemente cinco dedos  índice en el vaso esperando a que el maestro de ceremonia paranormal invocara posibles espíritus errantes que hicieran mover el vaso para manifestarse.! Y sí!, tengo que reconocerlo … ¡ Daba un cague de narices ¡.
El maestro ceremonial  repetía la clásica pregunta de apertura una y otra vez…
– ¿Hay alguien ahí? –  ¡Si estas con nosotros haznos una señal ¡-
Los primeros instantes no se movía nada  pero  a los escasos cinco minutos el vaso empezó a moverse sin accionamiento humano “ aparente” . Yo estaba como creo que casi todos, bastante inquieto y expectante. Me repetía a mí mismo…- ¡esto no puede ser verdad!-  Pero el miedo me coaccionaba a intentar  poner en duda todo aquello…- ¡Ostia …!-, pensaba para mis adentros totalmente desconcertado.
Se hacían preguntas y el vaso con nuestros dedos encima, muy levemente,  se movía por toda la mesa transformándose en un mensaje del  Mas allá. De todas las sesiones me acuerdo de dos en particular, dos sesiones con dos” espíritus o almas” diferentes…
En una de ellas pasamos un susto tremendo que nos hizo salir corriendo de la habitación
dejando la vela encendida y todo dispuesto… luego ninguno quería entrar en ella para recoger, ni siquiera el dueño de la casa. Creo que fue la vez en la que el vaso decía cosas sin sentido o no paraba de moverse. Y el maestro de ceremonias no tiene otra pregunta que hacer que la siguiente:

… – ¿Eres un espíritu de la luz…, del Bien? -.

Lentamente el vaso se movió hacia el SI y casi cuando estaba llegando cambia bruscamente la dirección y se pone en el NO  rotundo. Salimos como alma que lleva el diablo, nunca mejor dicho. Pasamos bastante miedo, no queríamos ni entrar en la casa. A mí personalmente me aterraba la idea de que un espíritu maligno me atormentara por el resto de mis días, por no haber cerrado o despedido la sesión en condiciones y se trasladara ese ente a mi casa. Ahora una sonrisa vislumbra mi cara con este recuerdo… ¡Pero en aquel entonces ¡ era harina de otro costal.
En una de aquellas sesiones no niego que me abordaba el miedo y la inquietud pero también había algo que no me cuadraba y decidí intervenir poniendo a prueba a aquella fuerza que venia del otro mundo. Como no podía interferir en la dirección del maestro de ceremonias, no se me ocurre otra cosa que hacer presión fuerte sobre el vaso para ver qué es lo que pasaba…
El vaso empezó a rotar en círculos sin responder a ninguna de las preguntas del portavoz del juego, por contraposición de fuerzas, supuse…-! Pues Te Pille el Rollo amigo ¡- . Pensé para mis adentros, no queriendo que me detectaran mi posible boicot. Así que alivie la presión de mi contacto sobre el vaso y le seguí la corriente como si nada. Pero he ahí que mi amigo y vecino detectó que le estaba haciendo trampas, y muy  hábil e inteligente,  formuló una pregunta al espíritu que no había realizado en ninguna sesión hasta el momento:
-“ ¿ Hay alguien que te moleste o quieras que salga del grupo?” –
Pregunta inquietante sin duda, a mí me causo pavor en aquel instante. El vaso se movió lentamente hacia mí   se quedó clavado en mi posición. Yo no sé si al espíritu le  molestaba, pero desde luego a mi vecino sí. Me aparte del juego con una pequeña sonrisa de entre miedo y picardía aunque yo por lo menos estaba más tranquilo. No me acuerdo que paso al final de esa sesión, solo recuerdo que algunos de los que juguemos a la” Ouija”   tuvieron muchas pesadillas y no podían conciliar el sueño durante días , y daban muestras de ello por sus acusadas ojeras , bolsas palpebrales inflamadas y la piel de rostro blanquecina. No volvimos a hacer espiritismo, máxime porque  una mamá puso el grito en el cielo al saber qué es lo que habíamos hecho y alertó a toda la calle.
Pasó el tiempo, nos hicimos adultos y a día de hoy alguno de los que estuvimos allí, me sigue diciendo que aquello fue real, que contactemos con espíritus del otro lado. Aunque en mi opinión el único ente con el que pudimos contactar era mi astuto vecino…
Años después en aquella casa y en la familia se produjo un suceso aciago que no debería de  relacionar con esta historia… pero ahí queda.

ouija_s

 

LAS TORTURAS SUFRIDAS POR SANTA EUFEMIA. Cruciatus Sanctus Euphemiae.

 

 

descarga (3)

 

En el libro de Don Agustín de Tejada y Páez. Teólogo de la escuela Antequerana-Granadina (1567- 1635) “Poesías Mitológicas y legendarias”. Descubrí un poema singular sobre los “supuestos” tormentos a los que fue sometida la Santa Patrona de Antequera, Santa Eufemia de Calcedonia (Calcedonia289 – 16 de septiembre 304) venerada como Santa Mártir por las iglesias Católica y Ortodoxa.

Enlace al libro.

En este poema se describe como fue torturada por tres medios como el de la rueda (Santa Catalina), el del fuego (San Lorenzo), y por último el de la espada o metal (haciendo referencia a la lanzada de Jesucristo).
Lo verdaderamente escabroso es que también hallé un estudio sobre la divulgación de mitos, cuya autoría firmada por Jacobo de la Vorágine (Arzobispo Dominico de Génova) titulado “La Leyenda Aurea”, donde en uno de sus pasajes denominado “La Passio de la Santa”. Describe toda una serie de infortunios o torturas a los que se sometió a la mártir. Y que según versión de según muchos estudiosos está basada en hechos tildados de Fantasiosos, exagerados y con poco rigor veraz, por lo que se nos aconseja que no nos los tomemos al pie de la letra. De todas maneras me pareció tan sorprendente y tan poco conocido que me parece de recibo exponer un resumen de las calamidades a las que fue sometida Santa Eufemia por defender su ideal religioso y a los que eran mortificados por sus creencias en el Cristianismo.

Santa Eufemia nació en Calcedonia (ciudad de Bitinia, Provincia de Asia Menor, y que en la actualidad sería Estambul). Se cuenta que el gobernador procónsul de la ciudad Prisco el Europeo solía torturar en público a los cristianos para quebrantar su fe y hacer de escarmiento a todo aquel posible seguidor. Santa Eufemia al ver tan dantesco espectáculo monta en cólera y empieza a increpar a los torturadores erigiéndose con su buena palabra como defensora de la bondad de la obra de Jesús (De ahí su nombre que significa en la lengua griega “la que dice cosas buenas”), acto que la llevo a ser apresada tras ser delatada por algún espectador del gentío. En esos instantes fue fuertemente golpeada hasta que su nariz y boca sangraran pero ni por esas lograron amedrentarla, comenzando así su peculiar calvario al hacer enojar sobremanera al procónsul.

Las Fallidas Supuestas Torturas:

Actos y violencia  Sexual Forzados.

Según La passio de Jacobo de la Vorágine. Una vez encarcelada y en esa misma noche donde es prendida, ya en su celda, Prisco intenta violarla para abatir su fe y su voluntad. Pero he aquí que cuando ya Santa Eufemia no puede defenderse más y a punto de ser ultrajada  por el procónsul, siente éste la mano paralizada y temiendo que sea alguna brujería se retira por el momento.
En otra ocasión manda a un grupo de jóvenes libertinos entrar a la celda con órdenes de violarla  sistemáticamente, someterla a vejaciones y sodomía. Pero estos no pueden infringirla ningún daño al ser defendida por una fuerza sobrenatural que los hace entrar en pánico y querer huir de la celda.
El Procónsul  preso de la ira por no poder hacer daño a la Santa manda colgarla del cabello en el techo y hacer pender sobre ella piedras que la aplastasen cuando cediera en su suplicio. Pero según la leyenda aguanto estoica una semana y las piedras se fundieron en el techo como si fueran pegadas.
images

 

La rueda del fuego.
Cuenta la leyenda de Jacobo de la vorágine que Prisco el procónsul manda hacer martirio y dar muerte a Santa Eufemia por medio de una rueda donde es atada desnuda haciéndola pasar por fuego que terminaría braseando su cuerpo. Pero  por error de los verdugos misteriosamente queman al torturador. La familia de este entra en cólera y queman arrojando directamente en la hoguera con la rueda inclusive a la Santa que una vez más sale ilesa de las llamas y el gentío estupefacto puede contemplar como todo es consumido por el fuego menos el cuerpo desnudo de Santa Eufemia. Se Intenta decapitar a espada y desmembrarla  con sierra pero tampoco el metal consigue hacer nada para darla muerte  Prisco no da crédito a sus ojos y cree encarecidamente que la mártir está protegida por encantamientos y brujería. Se dice que sus torturadores y verdugo se convirtieron al cristianismo y murieron mártires al ver tales prodigios.

El foso de las Fieras.

Prisco ya no tiene más recurso que mandar arrojarla al foro del teatro para que fuera devorada por leones, que sorprendentemente en vez de atacarla se disponen en torno a ella mansos y serviciales. En esto que la Santa manda a uno de los leones arrancarle el brazo y este sumiso acata la orden, cuando cae al suelo desangrándose es momento de que el verdugo acabe con la vida de Santa Eufemia a mano de su espada. Su cuerpo fue debidamente enterrado por cristianos devotos y por centenares de paganos que tras ver toda clase de actos milagrosos de la mártir se convirtieron.
descarga

Podemos encontrarnos muchas Teorías de distintos autores como Asterio, obispo de Amasea o el hagiógrafo  Tillemont que son más partidarios de no ser tan fantasiosos como Jacobo de la Vorágine y de no dar pábulo a tales fabulas.
En varios aspectos sí parecen coincidir casi todos los eruditos, Santa Eufemia existió y su vida fue consagrada a la virginidad, Y efectivamente fue martirizada quemada en la hoguera.

Para mas Información haga click aqui

 

EL VIEJO CEMENTERIO MORO. Cometerium Infideles.

ermita-de-la-Veracruz-Antequera-antes-de-su-restauracion

Ermita de Veracruz en Antequera antes de su restauración.

Suele pasar que yendo tras la pista de cierta leyenda u hecho insólito que pudiera investigar  o por lo menos conocer, divulgar  y recopilar en este entorno virtual, encuentro hilvanada otra  que brinda la posibilidad de desarrollar otro tema. Tal como me paso con un capitulo que escribió  en  su blog y Libro del mismo nombre  D. José Luis Sánchez Garrido: “Antequera, Antequera Recuerdos de Anteayer “. Que nos habla de un viejo cementerio casi denostado y olvidado  donde los niños de otras décadas  tenían prohibido la entrada. Aunque por parte de estos  se hiciera caso omiso a esta prohibición y fueran muchos los chavales que presa de la curiosidad y puestos a demostrar su valor se adentraran en un sitio “siniestro” donde estaban enterradas según la creencia popular  los cuerpos de “las almas perdidas”. El Llamado y conocido “Cementerio de Los Moros”. Ya que en otras épocas no se podían dar sepultura en un cementerio cristiano a difuntos por su condición religiosa o por ser suicidas.
Su ubicación exacta no se conoce, se cree por los datos que da este autor anteriormente citado,  que está situado  al pie del cerro de la cruz o quizás en su ladera norte en las inmediaciones del camino de la quinta. Cuatro muros y una verja a modo de entrada lo acotaban.

Ver Enlace El Cementerio Moro

En el libro “Enciclopedia Moderna. Diccionario Universal de Literatura Ciencia Y Artes, Agricultura, industria y comercio”, escrito por Don Francisco de P. Mellado y editado en 1831. Nos habla de un cementerio ubicado a espaldas del cerro del Infante o de la Vera cruz  e inmediato al camino de Granada. Aunque es muy probable que no se refiera al cementerio moro en cuestión.

Enlace al texto del libro

 

Como bien apunta D Miguel Ángel  Melero Vargas  en su blog  “De la Esperanza al Sometimiento: República, Guerra y franquismo en Andalucía “, En una sesión de gobierno del 23 de Agosto de 1936 se aprueba  destinar una superficie de 1.15 hectáreas  para un cementerio marroquí  en el Cerro de la Cruz aprovechando que fue lugar de enterramiento de soldados regulares que murieron en la ocupación de Antequera en la contienda.

Ver Enlace . La culminación
Un “Campo Santo” protervo  maldecido por muchas personas que  acudían a él para  injuriar a todos aquellos que habían matado a sus padres, hermanos o hijos  en tan cruel Guerra. Según los recuerdos de la niñez de D. José Luis Sánchez Garrido. Sin duda un lugar cargado de triste recuerdo y de pasado oscuro donde para más” inri “se maldijeron a los muertos.

No deja de sorprenderme y me llama la especial atención el hecho de que ya en anteriores post publicados aquí como es el caso de “El Ente Maligno”,  da la casualidad  que en las inmediaciones de este lugar, una casa en  las espaldas del cerro de la cruz o la quinta, fue donde acontecieron los hechos de apariciones de fenómenos  paranormales  atribuibles a fuerzas desconocidas de quizás naturaleza maligna.
Todavía existe una calle en Antequera que se llamaba el cementerio de los moros y que en la actualidad se denomina calle Árabe.